El Macho Entero Joven se consolida como categoría

El Macho Entero Joven se consolida como categoría

Incrementar y acelerar la producción de carne vacuna resultan hoy objetivos insoslayables en el país y el mundo. El Macho Entero Joven (MEJ) constituye una de las alternativas para lograrlo y ya se dispone de resultados concretos y sorprendentes.

Recientemente, en el establecimiento Las Mercedes, en San Pedro, Buenos Aires, se presentaron nuevos datos y precisiones sobre el desempeño, a campo, corral y frigorífico, de la nueva categoría de ganado gordo para faena.

El consultor ganadero Víctor Tonelli puntualizó que todos los ensayos efectuados con la participación de Proteco SA y el Frigorífico Amancay, durante el último año, exhibieron “diferencias significativas a favor del MEJ, respecto de los animales castrados, en todas las etapas de la cadena de producción y procesamiento, en el ámbito del mercado doméstico”.

Similares conclusiones expusieron Damián Manzanelli y Oscar Ferrero, respecto de las experiencias efectuadas por la empresa Marfrig, en materia de cortes provenientes de machos enteros jóvenes, destinados a la exportación. En este caso, comparados con novillos en engorde a corral y de diferentes razas bovinas, los MEJ mostraron mayores ganancias de peso por día, con rangos entre 12 y 23% y mejoras en la conversión de alimento a kilo vivo, entre 27 y 44 por ciento. También se señaló la superación en los rindes de cortes listos para su venta, equivalentes al 4 y hasta el 7%, respecto de los castrados.

Beneficios concretos

Tonelli reveló que la ganancia diaria en recría, realizada en pastoreo directo hasta los 280 kilos a salida de campo y sin suplementación, los MEJ superaron a los machos castrados en un 20,7 por ciento. En el corral, la ganancia diaria de los MEJ, que salieron para faena con 418 kilos vivos y menos de 15 meses de edad, fue un 15 por ciento mayor, con una mejora en la conversión de alimento en kilo vivo del 17,7 por ciento.

También se presentaron los resultados en rinde de cortes minoristas, listos para la venta. En este orden, los MEJ superaron a los castrados en un 3,95 por ciento en kilos netos y en un 5,2 por ciento en su valorización total, debido a que el mayor rinde se registró en los cortes más valiosos del cuarto trasero.

Durante la presentación se comprobó, además, que la calidad de la carne, medida en términos físicos (color de carne y grasa, redondez), resultó óptima y en términos de palatabilidad (terneza, sabor y jugosidad), similar a los mejores novillitos castrados.

Los expositores subrayaron el hecho de que todos los animales deben tener como máximo 20-22 meses y hasta 2 dientes incisivos y que, para alcanzar pesos y engrasamiento adecuado (3 a 4 meses), la terminación de la hacienda se debe realizar en corrales de engorde con dietas ricas en energía.

Una de las conclusiones más trascendentes es la constatación de incrementos significativos en la cantidad de carne por animal, en un tiempo más reducido, con menos alimento, mayor rinde en los cortes para venta y con similar calidad que sus similares castrados.

Desde hace dos años, a partir de su nominación, la categoría MEJ se equipara con los buenos novillos e incluso con clasificación para “consumo especial”. Los expertos sostienen que “sólo resta vencer preconceptos que la relacionan, por desconocimiento, con carne de toro y, por ese motivo aún en ciertos casos se la castiga con descuentos comerciales, al momento de su venta, equivalentes a un 15 y hasta un 25 por ciento”.

Tonelli opinó que “los beneficios y la calidad deberían encontrar operadores y minoristas del mercado interno que convaliden el mismo criterio adoptado por Marfrig”. Y concluyó: “El MEJ puede transformarse en un vigoroso aporte a la cadena argentina de ganados y carnes”.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1518474-el-macho-entero-joven-se-consolida-como-categoria